Los Saraperos y el bicampeonato

RUBÉN GARCÍA MALVÁEZ

Atras quedaron 40 años de historia sin haber conseguido un campeonato, hoy, los Saraperos de Saltillo presumen de ser el mejor equipo del béisbol mexicano y posiblemente uno de los mejores en las últimas décadas.

Al igual que Diablos y Tigres que protagonizaron grandes series finales entre 1999 y 2003, o los dominantes Sultanes de mediados de los ’90, los actuales bicampeones presentan características similares que los posicionan como un equipo que puede marcar época en la historia reciente del béisbol en México.

El pitcheo

En una palabra: consistencia. Durante los playoffs, los lanzadores Saraperos lograron nulificar el poderío ofensivo de equipos como Diablos y Pericos, sobre todo en sus visitas al Foro Sol y al Parque Hermanos Serdán (sin omitir su gran labor en la serie contra Oaxaca).

El veterano José Mercedes lució extraordinario en la loma, lanzó como en sus mejores tiempos y se mostró como un líder moral para los más jóvenes del equipo. Cabe destacar el quinto y último juego frente a Puebla, el cual completó admitiendo solamente una carrera limpia en sus nueve entradas de labor.

Héctor Daniel Rodríguez se llevó el premio como el Jugador Más Valioso de la Serie Bicentenario (el ansiado “MVP”). Tras haber participado en la obtención del título en 2009, “Dany” se consolidó como uno de los mejores lanzadores mexicanos al finalizar la postemporada con 5 juegos ganados, 0 perdidos y un impresionante promedio de carreras admitidas (ERA) de 0.66.

Importantes relevos y cierres de partido por parte de Mario Mendoza, Cecilio Garibaldi, Travis Minix y Thomas Melgarejo permitieron asegurar importantes juegos rumbo al segundo campeonato.

El bateo

La ofensiva coahuilense no podría tener mejor presentación: 63 cuadrangulares disparados entre las postemporadas de 2009 y 2010, con 31 juegos consecutivos (en playoffs) consiguiendo al menos un vuelacercas. Se suman a estos récords de postemporada los de más homeruns en una entrada con 4, más homeruns espalda con espalda con 2 y más carreras anotadas en un juego de serie final  con 21.

Bateadores de gran poder como Refugio Cervantes, Cristhian Presichi, Jesús  Cota y Noe Muñoz explotaron los meses de julio y agosto para impulsar 127 carreras en 18 juegos durante la Temporada Bicentenario.

El manager

El puertorriqueño Orlando Sánchez logró conformar un muy completo equipo de peloteros. A pesar de las lamentadas bajas de Nelson Teilon y José Muñoz al finalizar el 2009, Orlando adaptó al embalado equipo al ex-León Willie Romero en los jardines, reforzando principalmente la parte alta del orden al bat del conjunto sarapero.

El mayor mérito de Orlando Sánchez fue el de reconocer el valor de sus jugadores, además de darles respaldo en momentos donde el equipo no anduvo bien. Recordando, Saltillo estuvo a punto de quedar fuera de la postemporada 2010, además de estar contra la pared 1-3 en la serie ante Diablos. Fueron esos momentos donde la experiencia de Orlando hizo el trabajo, experiencia sin la cual Saraperos sería hoy un equipo de desperdiciado talento, como tantos en el circuito veraniego del béisbol mexicano.

Anuncios

0 Responses to “Los Saraperos y el bicampeonato”



  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s





A %d blogueros les gusta esto: