Archive for the 'Chivas' Category

Jared. El adiós a un grande

RUBÉN GARCÍA MALVÁEZ

Dieciséis años atrás Marcelo Bielsa, entonces D.T. de Atlas, viendo perdido un juego ante el América decidió darle algunos minutos como debut en Primera División al joven Jared Francisco Borgetti Echeverría. Con el paso de los años, aquel espigado delantero se convertiría en un referente goleador del fútbol mexicano. Finalizado el 2010, tras 16 años de brillante carrera, Jared Borgetti dice adiós al fútbol profesional.

Es difícil encontrar a un futbolista con las características de Jared, no sólo por sus cualidades natas como definidor, sino por el alto profesionalismo con el que siempre manejó su carrera, con el gran nivel de compromiso y la forma en que fue capaz de convertir las dificultades en aprendizajes.

Aún cuando nunca se caracterizó por ser un delantero que derrochara técnica individual, Borgetti supo reconocer este punto débil en su juego, acrecentando su potencial áereo y su capacidad para funcionar como poste, contribuyendo así a la construcción de cada ofensiva de los equipos donde militó.

Su paso en clubes

Si bien este orgullo sinaloense se formó en La Academia, fue en Santos donde se convirtió en figura obteniendo dos campeonatos de liga, así como dos títulos de goleo individual. El viejo estadio Corona vibraba cada quince días con las actuaciones del equipo, protagonizadas por los temibles ataques conformados por Rodrigo “el Pony” Ruiz y Jared Borgetti. Cómo olvidar los desbordes del chileno, seguidos de un centro que ponía a temblar a los centrales más experimentados debido a la facilidad con la que Jared se sostenía en el aire, y la gran certeza con la que dirigía sus remates al fondo de las redes.

Polémica fue su salida de Santos Laguna, propiciada por el ascenso de Dorados de Culiacán y el deseo de Jared por representar al equipo de su ciudad natal. A pesar del gran esfuerzo económico que la directiva sinaloense hizo al acompañar a Borgetti con jugadores de alto nivel como Pedro Iarley y Joseph Guardiola, el fracazo fue inminente y Borgetti migró entonces a Pachuca.

En Tuzos pasó poco tiempo, sin embargo tendría una experiencia significativa en su carrera. Durante un juego de liga Borgetti se negó a entrar de cambio argumentando al D.T. Enrique Meza que no veía trascendente en su ingreso dado que el partido estaba definido. Meses más tarde, antes de comenzar el mundial de Alemania 2006, Jared fue fichado por el Bolton Wanderers de la Liga Premier inglesa, equipo donde contrariamente a su experiencia en Tuzos tuvo que luchar por un puesto titular.

Jared Borgetti se convirtió en el primer mexicano en jugar la Premier League, así como el primero en anotar gol en Inglaterra. A pesar de su alta efectividad -considerando los pocos minutos que jugaba- el entrenador Sam Allardyce nunca depositó su confianza en el mexicano, prefiriendo acompañar al delantero titular Kevin Davies de los delanteros Diouf, Pedersen e incluso el novato Ricardo Vaz Te.

Una vez finalizada su amarga aventura en Inglaterra, Jared fue contratado por el conjunto árabe Al-Ittihad. Ahí, “el zorro del desierto” jugó pocos partidos, anotó una considerable cantidad de goles y aprendió a valorar la cultura mexicana dado que sus costumbres diferían ampliamente de las locales, resintiendo sobre todo el aspecto religioso.

Repatriado por Cruz Azul, Borgetti retomó su paso goleador en numerosos equipos. A La Máquina le sucedieron Monterrey, Guadalajara, Puebla, Morelia y finalmente León en la Liga de Ascenso.

Finalizó su carrera con 252 goles en Primera División, por detrás de Carlos Hermosillo (294) y Evanivaldo Castro “Cabinho” (312).

En la Selección

Su huella en la Selección Mexicana quedará marcada para siempre, con 46 goles es el romperredes histórico de la escuadra azteca, por encima de figuras como Hugo Sánchez, Carlos Hermosillo y Enrique Borja.

Participó en dos Copas del Mundo. En Corea-Japón 2002 anotó dos goles en cuatro partidos disputados, siendo el juego contra Italia en Oita, Japón, donde Jared consiguió el mejor gol de su carrera. Un servicio aéreo de Cuauhtémoc Blanco donde Borgetti, a pesar de ir corriendo a espaldas de la portería, logró conectar el balón en impresionante giro colocándolo a segundo poste fuera del alcance de Gianluigi Buffon.

Jared fue el jugador que más goles anotó en la eliminatoria para Alemania 2006. Desafortunadamente, durante la fase final de este mundial, sufrió una lesión en el juego inicial contra Irán que le impidió participar en dos siguientes juegos, sin obtener así más anotaciones para la selección.

Destacó también mediante oportunos goles en Copa América, Copa Confederaciones y Copa Oro. Como dato interesante, solamente 8 de los 46 goles de Borgetti con Selección nacional se registraron durante partidos amistosos.

Sin duda, se extrañará la presencia de un rematador como Jared en la Selección, pasarán muchos años para que el fútbol mexicano vea en sus canchas un jugador tan dominante del juego áreo y tan preciso en el área. Sus marcas quedaran ahí, y pasarán varios años antes que sean vencidas. Jared Borgetti se despide, pero su legado en el fútbol de México quedará por siempre en la memoria de los aficionados, y su nombre quedará grabado entre los grandes del balompié nacional.

Monterrey campeón Apertura 2009

Los Rayados de Monterrey son los campeones del torneo Apertura 2009 de México, tras derrotar en la final a Cruz Azul, consiguiendo el tercer título en su historia.

Monterrey finalizó la temporada regular como 3ro. en el Grupo 2 con 30 puntos, 9 partidos ganados y 27 goles a favor, de los cuales 14 fueron anotados en conjunto por Aldo de Nigris y Humberto Suazo por igual.

Con grandes expectativas los dirigidos por Víctor Manuel Vucetich arribaron a la Liguilla, motivados especialmente por el fallecimiento de Antonio de Nigris, jugador nacido en dicha institución y hermano del artillero Aldo de Nigris, quien admirablemente se brindó en todo momento de la postemporada.

América, Toluca y Cruz Azul fueron las escuadras que dejaron en el camino, históricos equipos del balompié nacional -juntos acumulan 27 títulos- a los cuales Monterrey hizo frente de forma valiente, imponiendo su fútbol en el Estadio Tecnológico y jugando inteligentemente de visitante.

Final, ida. Estadio Tecnológico. Monterrey 4 : 3 Cruz Azul

En encuentro plagado de errores por ambos equipos, pero jugado con gran intensidad, los Rayados ganaron el tercer juego como locales en Liguilla y se acercaban entonces al anhelado campeonato.

Con tan sólo 3 minutos en el cronómetro, el Monterrey ya tenía ventaja cuando Emmanuel Villa anotó en propia portería tras un cerrado tiro de esquina. Sin embargo, la Máquina mostró un asombroso poder de reacción y pocos minutos después Christian Riveros también en saque de esquina igualaba los cartones.

Cruz Azul se adueñó de la pelota y al 17′ nuevamente Christian Riveros remataba en jugada a balón parado, con la colaboración del guardamenta Jonathan Orozco que tuvo un partido para el olvido. Aún estando abajo en el marcador, Monterrey no logró despojarle la posesión al cuadro visitante.

Antes del entretiempo, los cementeros incrementaron la ventaja cuando Emmanuel Villa anotó tras gran jugada de Gerardo Torrado. Villa se convirtió en el primer jugador en el fútbol mexicano en convertir gol y autogol en el mismo juego de final.

Para la segunda mitad, los Rayados se volcaron al frente y cuando habían transcurrido escasos segundos del complemento, Humberto “el Chupete” Suazo depositó el balón en el fondo dando inicio a la hecatombe de la escuadra azul.

La Máquina continuaba apresada en su mitad de campo, y al minuto 70 llegó el empate cuando Sergio Santana remató débilmente ante la mala salida de Jesús Corona. El martirio no terminó para el Cruz Azul, al 88‘ otro costoso error de Corona le regaló la posibilidad a Suazo de anotar, situación que el cañonero chileno no desaprovechó para poner el marcador en su favor con miras al juego de vuelta.

Final, vuelta. Estadio Azul. Cruz Azul 1 : 2 Monterrey

Gran ambiente se vivió en la Ciudad de los Deportes, donde la afición cementera confiaba que su equipo daría fin a la sequía de 12 años sin título.

El partido comenzó como se esperaba, Monterrey mantuvo un orden táctico en defensiva, mientras Cruz Azul tocaba el balón motivado por la gente que desde las gradas también hacía su partido.

El tiempo transcurría y el Cruz Azul no podía vulnerar el marco rival, tras impactar dos balones en los postes la desesperación se hacía presa lentamente de los jugadores. Llego el segundo tiempo y para sorpresa de los presentes, Aldo de Nigris aprovechó las desatenciones defensivas para rematar con la cabeza y anotar el primero del encuentro.

Enrique Meza realizó ajustes tácticos para revertir la situación, y fue precisamente uno de sus cambios -Alejandro Castro- quien igualó el partido haciendo vibrar el Estadio Azul. La Máquina insistió pero el tiempo transcurría; en el último minuto un contragolpe de Monterrey finiquitado por Suazo enterró las aspiraciones de Cruz Azul.

“La Pandilla” se alzó con el título por segunda vez en la década y tercera en su historia. Por su parte Cruz Azul acumuló su cuarta final perdida de forma consecutiva en Liga, y sexta en todos los torneos oficiales desde la última vez que alzó un trofeo en 1997.

Un clásico aburrimiento

RUBÉN GARCÍA MALVÁEZ

Una vez más, el clásico del fútbol mexicano entre América y Guadalajara derivó en un pobre espectáculo, en lo que no se puede calificar de otro modo como un auténtico robo para el aficionado.

Es difícil encontrar un aspecto del súper-clásico para destacar: las declaraciones previas al encuentro pasaron totalmente desapercibidas, los jugadores mostraron su falta de capacidad durante el partido, el cuerpo técnico de ambos equipos evidenció -nuevamente- su incompetencia y el arbitraje tomó varias decisiones equivocadas. Sólo la afición cumplió con su parte: llenar el estadio.

Un tempranero gol de Aquivaldo Mosqueda otorgó la ventaja al América. Pocos pudieron imaginar que la totalidad de las emociones del encuentro terminaron antes del minuto 4; contrariamente, muchos pudieron notar que los culpables de dicha desazón se encontraban caminando las dos áreas técnicas del Estadio Azteca.

Esqueda y Solís luchan por el balón

Chucho y sus águilas

El América, que lentamente parece recuperar su poderío como local, brindó un primer tiempo de fútbol decente. Generó varias llegadas a la meta contraria obligando al guardameta visitante emplearse a fondo. Salvador Cabañas y Enrique Esqueda tuvieron amplia participación en la elaboración del juego e incluso terminaron por perderse al menos un par de claras oportunidades de gol – sin mencionar el flagrante penal que les dejaron de marcar.

Mosqueda celebra la única anotación del encuentroSin embargo, el entretiempo sirvió para que el pánico se apoderara de Jesús Ramírez. Entonces, el D.T. de América movió sus piezas para defender el único gol que había conseguido, retiró de la cancha elementos ofensivos -como Esqueda y Rosinei- regalando medio campo y renunciando al ataque.

Así de miserable la actitud del capitán del barco americanista, quien no entiende que un equipo de tal prestigio no puede ceder la iniciativa, menos aún cuando tiene al rival a su merced.

Arias no es pastor de este rebaño

Por su parte, Guadalajara jugó uno de los peores partidos que se le recuerden, dirigido por quien debe consagrarse como el peor técnico de la historia chiva: Rául Arias. El cuadro rojiblanco desplegó un fútbol sin idea, fue vulnerado un sinnúmero de ocasiones por aire, y de no haber sido por el portero Luis Michel habrían salido goleados del Azteca.

Raúl Arias dialoga con Omar BravoClaramente, la filosofía de Arias y la tradición del Guadalajara son agua y aceite.

Es inadmisible que las Chivas salten al terreno de juego con el temor de recibir un gol, y que cedan descaradamente el balón al rival aún estando abajo en el marcador.

Tal parece que Raúl Arias desconoce la importancia de la institución en la que se encuentra, y mucho peor, piensa que puede dirigir al Guadalajara con la misma displicencia con la que dirigió a San Luis y Necaxa. Es urgente que lo despierten, o que lo remuevan, de lo contrario tendremos que acostumbrarnos a ver un rebaño defensivo y gris como el que perdió 10 ante el América.

Dos de octubre… no se olvida

RUBÉN GARCÍA MALVÁEZ

Cuatro años han pasado ya desde aquella gloriosa noche de domingo en la cual la selección mexicana de fútbol se alzaba con el Campeonato Mundial Sub-17 en Perú.

César Villaluz y Carlos VelaEran tiempos donde los nombres de Giovanni, Vela, Villaluz, Andrade, Guzmán, Araujo, … , eran comenzados a ser reconocidos como las promesas del balompié nacional; futuras estrellas que nos asegurarían un lugar en la élite del fútbol internacional.

Promesas. Cuatro años después, aquellos jóvenes que enaltecerían el nombre de México en el mapa futbolístico han quedado sumergidos en un mar de especulaciones y escasos resultados. Aquellos aguerridos jóvenes sin complejos que brillantemente ganaron juego tras juego para finalmente golear a Brasil en la final, han quedado ocultos bajo la sombra de la mediocridad.

Promesas. Para muestra, basta con mirar a la revelación del torneo, al crack del grupo que dirigía Jesús Ramírez, el alegre muchacho cuyo atrevimiento en la cancha llenaba de vida al equipo: Giovanni Dos Santos. Pasó de ser una revelación del FC Barcelona – junto con Messi y Bojan – a ser un suplente más del Tottenham Hotspur en Londres. De ser uno de los jugadores preferidos del entrenador Frank Rijkaard, lentamente se convirtió en un jugador gris y predecible; la disciplina poco le importó y prefirió las fiestas y la farándula.

Giovanni Dos Santos ante Brasil en la Final

Futuro incierto

Al menos nueve de los mal denominados “Niños Héroes” juegan regularmente en equipos de la primera división mexicana, y tres más tienen un lugar en equipos de Europa, lo cual no representa una mala estadística para un equipo Sub-17. El problema radica en la parafernalia construida alrededor de los jugadores a raíz de su título, y de la irresponsabilidad de quienes se encargaron de inflar mediáticamente un grupo de jóvenes que no alcanzarán su esplendor sino dentro de cinco temporadas, cuando menos.

Cuatro años después, los mismos jugadores siguen siendo catalogados como promesas; esperando que el fútbol les brinde una nueva oportunidad para mostrarse de la misma manera que lo hicieron en 2005. Aquel día en que se dejaron a un lado los complejos. El día que la nueva generación de mexicanos demostró que “sí se puede”. El día en que el fútbol de México por fin levantó un trofeo de Campeón del Mundo. El día dos de octubre… no se olvida.

México campeón Sub-17 en 2005

Habla Jorge Vergara sobre la actualidad del fútbol mexicano

Jorge Vergara, propietario de las Chivas del Guadalajara, visitó el programa “Fútbol Picante” de ESPN el pasado 13 de julio, donde expuso su punto de vista de la selección mexicana de fútbol así como otros temas relacionados.

Impone Chivas su fútbol en el Clásico

Una edición más del superclásico mexicano entre el Guadalajara y el América se llevó a cabo en el Estadio Jalisco este domingo 19 de abril. Un gol fue suficiente para la alegría de la afición Chiva, obra de Sergio Amaury Ponce a los 67 minutos de juego.

Clásico

En juego altamente disputado en media cancha, ambos equipos se aproximaron al marco rival con más entusiasmo que creatividad, donde ambos porteros tuvieron una gran tarde. Y no podía ser de otra forma mas que por un grave descuido de la defensa americanista – usual en los últimos meses – como el equipo rojiblanco marcó el gol de la diferencia.

Curiosamente, ambos entrenadores dirigían su primer clásico, tanto Jesús Ramírez por parte del América, como Francisco Ramírez quien debutaba en el banco tapatío.

Por parte de las Águilas, el delantero guaraní Salvador Cabañas no vió acción después de sufrir una lesión la semana anterior frente a Indios; y fue precisamente claridad lo que le faltó al cuadro americanista ante la portería de un inspirado Luis Ernesto Michel, a pesar de los intentos de Enrique Esqueda y Robert de Pinho al frente.


Categorías